hello@saraferreras.com(+34) 617 667 635
twitter-icolinkedin-icoinstagram-ico
Novedades

Novedades

Compromiso: Carta que todo empleado querría escribir

Compromiso:
Reflexiones de un empleado, directivo o no, a su empresa

Estimada empresa,
Creo que se podrían hacer las cosas de manera que se fomente mejor el compromiso:

1. Define bien lo que se espera de mí en el trabajo. A veces se confunde compromiso (valores humanos y organizacionales con los que me siento identificado) con responsabilidad (la tarea que se me asigna y los objetivos que se me marcan).

2. Tendré miedo al compromiso si no hay conexión entre valores. Quiero poner mi potencial al servicio de lo que hago y seguir aprendiendo para desarrollarme cada día. Tendré miedo a un autoconocimiento profundo, pero no miedo a la responsabilidad si conozco lo que se espera de mí. Si la responsabilidad es demasiado grande, dame tiempo y ayuda. Puedes confiar en que lo haré si tengo los recursos necesarios. De ese modo la responsabilidad me llevará al compromiso.

3. Para aumentar mi responsabilidad: dame un marco de trabajo claro para que pueda ampliar mi conocimiento y mi saber. El compromiso tiene que ver con el para qué de las cosas; muéstrame la visión y propósito para que yo los pueda alinear con mis valores y aprendizaje. Tu rol solo consiste en crear contextos donde todos podamos encontrar nuestro lugar.

4. Recuerda que hay distintos tipos de aportación al trabajo: Tiempo de calidad, gestión de las relaciones y creación de un clima de confianza o ideas interesantes. Quizá no sea bueno en una de ellas, pero sabrás que hay compromiso cuando pongo al servicio del proyecto todas mis fortalezas. Ayúdame a ver en qué área tengo lagunas.

5. Las tres preguntas que me hago a nivel profundo son: Lo que está ocurriendo en mi trabajo… ¿entra dentro de mis valores? ¿me reporta algo a mí? ¿me motiva? Si me ves confundido, puede que esté enfrentándome a mi propio crecimiento interno.

6. Si quieres que haga las cosas como siempre se han hecho, dímelo para que no desempolve mi creatividad. Siento frustración si soy creativo y luego no se escuchan mis ideas.

7. Valórame por quien soy y por mi aportación y aprendizaje contigo. No me compares con otros ni me traigas un pasado que yo no conocí. En las comparaciones, siempre alguien queda por debajo.

8. Déjame valerme por mí mismo ante los desafíos difíciles. Si me enfrento a problemas que no sé resolver, aprenderé a gestionar más allá de mi zona de comodidad. Puedes buscarme un guía o mentor que me guíe en mi aprendizaje. Seguramente me queje o te diga que no, mantente firme desde el afecto para que pueda superar mis miedos.

9. Si me ves mal, dedícame tiempo de calidad en tu escucha. Me gusta saber que te interesas por mi estado profesional. Tanto si somos amigos como si no, utiliza un trato amable y profesional.

10. Cumple tus promesas, me gusten o no. Habla con sinceridad, no me mientas ni me ocultes información. Tampoco me hagas guardar tus secretos. Necesito un compromiso en doble dirección.

11. Mantén el foco en el crecimiento y desarrollo del negocio aunque yo ponga pegas y defiéndelo con firmeza. No dudes aunque escuches quejas. Tú eres quien conoce la foto completa. Eso sí, comparte esa foto para que yo pueda imaginar el futuro contigo y pueda poner mi talento al servicio del proyecto.

12. Cuando te equivoques en algo, admítelo y no busques culpables. Así yo aprenderé a hacer lo mismo. Uno de mis miedos es a hacer las cosas mal y a veces tiendo yo también a buscar excusas.

13. Recuerda que aprendemos juntos. Si criticas, yo criticaré. Si no me miras, yo no miraré a quien está enfrente de mí. Si no me escuchas, yo no escucharé al mercado. Si no compartes tu visión, yo no podré imaginarme el futuro. Si no vives los valores con orgullo y honestidad, yo no sentiré una pertenencia de la que enorgullecerme.

14. Muéstrame claramente cómo vivir los valores de la compañía, esos que ponemos en la página web. Necesito saber que puedo poner mis valores personales al servicio del trabajo que hago para ti.

15. Aprende a diferenciar las tormentas de ideas de las sesiones de seguimiento y gestión. Si yo sé qué necesitas de mi en cada reunión, entenderé cuando me pides ideas y cuando me pides concreción. Sabré que no todas las decisiones son democráticas y que hay contextos para opinar, pero también que hay decisiones que no agradan a todos.

16. Si te gusta tenerme en tu equipo, dímelo, aunque creas que no lo necesito. En el fondo, me reconforta saber que vamos por buen camino.

17. Y, por último, gracias por compartir conmigo el futuro. Siento de veras si en algún momento no doy lo mejor de mi. Me comprometo a mejorar.

Atentamente,

Empleado con talento.

Esta carta, en la que un empleado se sincera con su empresa, muestra la ambigüedad de la noción de compromiso, que cada uno puede entender como más le convenga. Esta falta de consenso puede hacer mucho daño a una empresa y a todos sus integrantes. Etimológicamente, compromiso quiere decir conexión, puede ser conexión a los objetivos, a la organización, al puesto de trabajo o con tu propio talento.

Para emprender este apasionante proyecto de construcción de valores de compromiso y de trabajo es necesario que sepas que el compromiso no es cuando un empleado se vuelca en la empresa dejando de lado su persona para conseguir los mejores resultados o cualquier otro tipo de gratificación. Justo lo contrario. El compromiso consiste en integrar los objetivos globales de la compañía en el trabajo individual. Esta idea abarca desde la dirección, que centra sus objetivos y los de sus empleados en la visión de futuro de la corporación, hasta cualquier empleado, que se informa de los objetivos globales, con el fin de entender lo que hay detrás de su trabajo.

“A menos que no haya compromiso, solo hay promesas y esperanzas… pero no planes”.
Peter F. Drucker

Retrocediendo dos siglos, escuchamos la teoría de la ética protestante y el espíritu capitalista, una obra innovadora de uno de los padres de la sociología, Max Weber. Según Max Weber, la revolución industrial y el desarrollo del capitalismo tuvo lugar en Gran Bretaña y Europa Central por los valores del protestantismo. Los valores de trabajo inscritos en esta tradición religiosa habrían propiciado el capitalismo, ya que se une la acumulación de riquezas y el éxito en las inversiones como una prueba de ser el elegido de Dios para la salvación, siendo el trabajo una forma de obediencia para el protestantismo desde el siglo XVI hasta el XIX.

Hoy en día el compromiso ya poco tiene que ver con la ética religiosa de los países. Todo lo contrario. En la sociedad globalizada en la que vivimos esta promoción de valores de compromiso y trabajo duro debe ser llevada a cabo desde los colegios hasta las empresas. No podemos darnos el lujo de pensar que la ética de trabajo, y por lo tanto el compromiso, es algo innato y que solo tenemos que encontrar a empleados motivados para nuestro equipo. El compromiso organizacional es algo que se cultiva.

Estos son algunos de los elementos más importantes de una empresa que fomenta el compromiso:

• Se permite que los empleados desarrollen su propio talento, dándoles autonomía, margen de maniobra y espectros de decisión amplios. Según una encuesta masiva llevada a cabo por Danone, la autonomía es una cualidad muy valorada por sus empleados y el factor decisivo en lo al compromiso respecta.

• Se fomenta un “compromiso de pertenencia”, gracias a una comunicación efectiva de los planes globales a toda la plantilla y una escucha a las ideas particulares. De este modo, los empleados sirven de “embajadores” de la empresa. Esto es sumamente importante, ya que cuando los colaboradores se sienten parte de la empresa no solo van a dar el máximo de sí mismos para alcanzar los objetivos fijados, sino que van a dar buena publicidad de la compañía fuera de ella, lo que permitirá encontrar potenciales clientes o nuevos empleados.

• El feedback va muy ligado con la idea del compromiso. Invita a los empleados a dar su opinión sobre procesos o decisiones. Agradecerles su retroalimentación es una técnica infalible para fomentar el compromiso. Tanto es así que un sistema en el que cualquiera se siente capacitado para dar su feedback, sea cual sea su puesto, es un sistema que fluye mejor y en el que la gente aporta su talento, ideas y tiempo de manera óptima.

Compártelo en las redes sociales

Iniciar sesión

create an account